La causa de la colitis ulcerativa se desconoce. Las personas que padecen esta afección tienen problemas con el sistema inmunitario. Sin embargo, no está claro si los problemas inmunitarios causan esta enfermedad. El estrés y ciertos alimentos pueden desencadenar los síntomas, pero no causan la colitis ulcerativa.

La colitis ulcerativa puede afectar a cualquier grupo de edad. Hay picos en edades comprendidas entre los 15 y 30 años y de nuevo entre los 50 y 70 años.

La enfermedad comienza en la zona del recto. Puede permanecer en el recto o extenderse a zonas más altas del intestino grueso. Sin embargo, la enfermedad no omite ninguna zona. Puede comprometer todo el intestino grueso con el tiempo.

Los factores de riesgo incluyen tener antecedentes familiares de colitis ulcerativa u otras enfermedades auto inmunes.

Los trastornos son moderados la mayor parte de las veces y mejoran con el tratamiento instituido, la causa del CUCI todavía es desconocida y en la medicina oficial se considera que no hay curación definitiva, el tratamiento sólo mejora la enfermedad; únicamente el retirar quirúrgicamente el colon y el recto podría hacer desaparecer la enfermedad. Existen varias teorías sobre las posibles causas, la más aceptada es que tal vez se trate de un virus o una bacteria desconocida hasta la fecha, que causen activación del sistema inmulógico del paciente y con ello inflamación en el interior del intestino grueso. Aunque hay muchos datos de anormalidad inmunológicas en este tipo de pacientes, no se sabe si son causa o efecto de la enfermedad. Hay pocas pruebas de que este padecimiento se deba a estrés emocional o sensibilidad a algunas comidas.

Debido a que se desconoce la causa, también se desconoce la prevención.

En pacientes que padecen colitis ulcerativa, los medicamentos anti inflamatorios no esteroides (AINES) pueden empeorar los síntomas.

Considerando que el origen o etiología de las enfermedades ocurre en las células, podemos considerar que las anomalías ocurriendo en la célula, se derivan por un lado de inconsistencias en la elaboración de sus productos finales, sean estos de naturaleza química biológica o como una manifestación de energía en la forma de solitón, o campo eléctrico, magnético o electromagnético, sin descartar la posibilidad de otros tipos de energía para los que no existe evaluación medible, y que pudiesen resultar de la interacción neuronal y corazón, que como se ha comprobado tienen influencia en el comportamiento celular.

Por otro lado los insumos inadecuados de las células son otro factor que necesariamente influyen de una manera determinante en su trabajo, dentro de los insumos indudablemente se incluyen los de  información que puede ser implícita o explicita, además de los insumos conocidos desde el punto de vista puramente biológico, entre los que destacan, los que resultan del alimento ingerido y los que son respirados. Es de hacerse notar que la importancia de las impresiones como alimento ha sido soslayada, pero es evidente la relación entre emoción —la emoción dependerá en mucho de las impresiones y la forma en que estas se procesen— y salud.

 Al tratar de explicar los resultados clínicos de la aplicación de la estimulación electromagnética con el equipo EIMA, entre los que encontramos, solución de problemas alérgicos, neurodermatitis, glaucoma 3, cardiopatías de diferentes tipos incluyendo isquemias, problemas hepáticos — hepatitis a, b y c, cirrosis — enfermedades de etiología desconocida — fibromialgia — enfermedades consideradas ya incurables — cáncer metastásico — hernia de disco, retinitis pigmentosa, Alzheimer 4, depresión, como tratamiento para la disminución de los efectos no deseados de la quimioterapia 5, esclerosis lateral amiotrófica 6 y otras aun de difícil diagnostico. También queremos destacar los resultados positivos en la mejoría o solución de enfermedades autoinmunes, entre las que encontramos:

Las enfermedades causadas por procesos metabólicos anormales, así como las enfermedades autoinmunes, son consideradas congénitas debido a que se postula que anormalidades genéticas  confieren proclividad al organismo hacia dichas patologías. Sin embargo, diversas evidencias y líneas de pensamiento actualmente nos indican que el estudio de un fenómeno fuera del contexto sistémico-organísmico del que forma parte, sólo puede llevar a interpretaciones parciales, las cuales carecen de muchos de los rasgos esenciales del ser vivo: son explicaciones muertas. Una epistemología así está basada en  estudios que destruyen procesos globales en curso, siendo que estos procesos son centrales para el funcionamiento e integridad estructural del organismo. Esta visión segmentaria y reduccionista  puede generar decisiones contraproducentes, perspectivas y tratamientos que induzcan mayor daño sistémico que el beneficio local que pretenden aportar. De forma alternativa, podemos abordar la problemática de la patología y en general de la vida como un constante proceso de auto-organización/auto-reparación (reostasis), donde la vida del sistema implica transitar activa y creativamente a través de estadios de orden organizativo transiente[i]. De la capacidad organísmica para permanecer en una dinámica organísmica alerta y activa en constante desequilibración-reequilibración, depende un estado de salud-enfermedad que propicia una vida plena a cada persona y a la sociedad. Por lo que a esta  perspectiva sistémica la describimos como el estado de Salud Activa.

En la actualidad disponemos de una vasta evidencia básica y clínica que indica convincentemente que los sistemas vivos responden adecuadamente a ciertas formas de energía electromagnética en forma de Campos Electromagnéticos Pulsátiles de Baja Frecuencia (CEMPBF) en aplicación sistémica[ii], 7. La inducción de coherencia energética y organizacional en los sistemas celulares, tisulares y organísmicos producida por la aplicación de CEMPBFs, es el resultado de la regeneración de la sincronía vibracional, así como de la coordinación energética y organizacional[iii], 7.

La energía subyacente en la autoorganización de los sistemas que hace viable la vida es la energía electromagnética [iv][v], por eso a nadie debe sorprender el hecho de que las células y tejidos respondan en muy distintos niveles de organización a exposiciones a CEMPBFs. Estos CEMPBF externos pueden interactuar positivamente con los biosistemas ya que los niveles energéticos aplicados terapéuticamente con el sistema aquí presentado están muy por debajo de los niveles térmicos[vi][vii]. La coordinación y conjugación de estos procesos energéticos globales y sistémicos con aquellos que tiene lugar a nivel bioquímico, resulta en una sinergia entre los niveles clásico y cuántico de existencia del ser biológico, lo que promueve procesos globales (en diversos niveles de organización) de auto-reparación.

La literatura reporta evidencias en observaciones controladas donde se observa la influencia de los CEMPBF en un gran número de procesos moleculares y celulares3, 5, 7-10. En particular en el caso de nuestros propios trabajos de investigación, la influencia  de CEMPBF del equipo EIMA(A) se manifiesta entre otros procesos en la distribución y cantidad de proteína cinasa C (PKC)[viii], en el  flujo de calcio y en el  desempeño de la bomba sodio/potasio. Como es bien conocido, estos procesos bioquímicos tienen influencia sobre una vasta diversidad de procesos regulatorios del metabolismo celular. Se plantea que eventos fundamentales tales como el metabolismo básico de los ácidos nucleicos, los procesos de transporte membranal y de organización y funcionamiento del citoesqueleto, son los que posibilitan que la aplicación de CEMPBFs generen resultados altamente satisfactorios. Entre estos tenemos los efectos correctivos sobre la replicación, trascripción y traducción de información genética[ix][x], así como la influencia ejercida sobre la membrana celular y citoesqueleto6. Por lo que la influencia terapéutica de los CEMPBF se ve aumentada cuando se usa en combinación con algunas terapias bioquímicas sistémicas (por ejemplo la ozonoterapia)[xi][xii].

Es de subrayarse que cada campo (caracterizado por ciertos parámetros fundamentales) y tiempo de exposición producen efectos diferentes. Estas diferencias pueden ser de tal magnitud que existe la posibilidad que estos campos sean nocivos o terapéuticos, dependiendo de su influencia en la coherencia del sistema global[xiii]. A este respecto es decisivo el que se estudien con todo detalle las condiciones óptimas para la aplicación de los CEMPBF[xiv]. En el caso del EIMA, los parámetros y condiciones de aplicación de CEMPBF han sido el resultado de minuciosas investigaciones durante su periodo de investigación, diseño y desarrollo[xv].

El estudio detallado y profundo de las distintas condiciones sistémicas de aplicación de este tipo de terapias permite apreciar cambios en los síntomas de la enfermedad, así como en el estado general del organismo en diversos niveles de organización, por lo que esta perspectiva y tipo de terapias, abren una opción para el tratamiento de enfermedades consideradas como crónicas y/o incurables.

Hace casi 15 años una de nuestras primeras pacientes padecía el CUCI, y estaba ya programada su cirugía, (colostomia) que como usted  seguramente sabe implica demasiado riesgos, cuando vimos la respuesta tan rápida y efectiva que nos reporta la paciente que era una joven madre, que hacía muchos años no obraba sin problemas, me presente con el médico para darle la buena noticia de que la terrible expectativa de la operación podía evitarse a todos sus pacientes, su respuesta me empezó a abrir los ojos con respecto a lo que me esperaba, al tratar de hacer entender a los médicos alópatas sobre nuestro sistema, que no es invasivo, ahora además contamos con la técnica que aprendí en Cuba y de la que encontrara información en la página web que es la ozonoterapia rectal.

Nuestro tratamiento será de 20 días consecutivos, el tratamiento alrededor de una hora y media cada día.

Quedo a sus ordenes para aclaraciones.

Atentamente

Antonio Gómez Yepes.

 

 


[i] D.Bohm, B.J Hiley; The Undivided Universe (An Ontological Interpretation of Quantum Theory), Routledge, pag. 160-177; 1993.

[ii] T. E. Bearden, Energetics, Update and Summary; Energy Medicine, EXPLORE,Vol.8 Number 3, 1997.

[iii]  Mark J. Neveu, Richard Blanco, EMERGING OPPORTUNITY: Cancer Electromagnetic Frequency Therapy: The National Foundation for Alternative Medicine, Vol. 12 Number 4, 2003.

[iv] Herbert A Pohl, Ac Field Effects Of And By Living Cells, Interactions between Electromagnetic fields and Cells, 437-457, 1984.

[v] J. Pokornÿ, Tsu-Ming Wu, Oscillating Electric Field Generated By Living Cells, Biophysical Aspects of Coherence and Biological Order, 8, 132—147; 1998.

(A).- EIMA, Estabilizador Inductivo Magnético, fabricado en México, por autorización expresa del dueño de la patente, produciendo campos electromagnéticos pulsátiles de baja frecuencia, con opción de selección de forma de curva, frecuencia e intensidad, se aplica siempre que es posible en el brazo izquierdo.

[vi] A. Chiabrera, B. Bianco, J.J. Kaufman , A:A. Pilla; Quantum Dynamics of Ions Molecular Cervices Under Electromagnetic Exposure; Electromagnetics in Medicine and Biology; p. 21-31, San Francisco, 1991.

[vii] Kenneth J. McLeod; The Role Of Cell And Tissue Calcium In Transducing The Effects Of Exposure To Low-Frequency Electromagnetic Fields, Electromagnetic Fields (Biological Interactions and Mechanisms20, p. 349- 365. 1995.

[viii] Comunicación interior dirigida al Dr. Luis Cañedo Dorantes, por el Dr. Alemán del Instituto de Investigaciones Superiores del I.P.N. 1992

[ix] A. R. Liboff, B. R. McLeod, S. D. Smith; Resonance Transport in Membranes, Electromagnetics in Biology and Medicine, 1991

[x] W. R. Adey; Potencial Therapeutic Applications of Nonthermal Electromagnetic Fields; Ensemble Organization of Cells in Tissue as a Factor in Biological Field Sensing;  Bioelectromanetic Medicine, p. 1-15; 2004.

[xi] J. de J. Llibre Rodríguez, J. A. Samper N., Z. Pérez González; Tratamiento de la Demencia Senil Tipo Alzheimer con Campo magnético y Ozono, Revista Cubana de Medicina Militar, julio-diciembre, 1995

[xii] L. A. Ferrer Mahojo,  D. Santos Díaz, S. Menéndez Cepero y Z. Pérez Rodríguez; Ozonoterapia y magnetoterapia; nuevos métodos en la rehabilitación del paciente con glaucoma crónico simpleRev Cubana Oftalmol 1996; 9 (2)

[xiii] R. O. Becker; Cross Currents, (The perils of electropolution, The Promise of Electromedicina)ed. Penguin Putnam Inc. 1990.

[xiv] J.T. Ning, E. M. Czerska, J. Casamento, M.L. Swicord, H. Al-Barazi, C. C. Davis, E. Elson; The Effects Of Varying The Frequency And Magnteic Field Strength On Morphologic Phenotype Of  Elf-Responsive Model Cell Line; Electricity and Magnetism in Biology and Medicine; p503-508, 1993

[xv] Comunicaciones entre Carlton Hazlewood y director de investigación del Hospital Juárez (Luís Cañedo Dorantes. Protocolos aprobados por el comité ético y de Investigación del Hospital Juárez, reporte del Hospital Juárez a Antonio Gómez Yepes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *